Tener un accidente cerebrovascular aumenta el riesgo de demencia un 80% y lo multiplica por tres el primer año

Tener un accidente cerebrovascular aumenta el riesgo de demencia un 80% y lo multiplica por tres el primer año

About Tener un accidente cerebrovascular aumenta el riesgo de demencia un 80% y lo multiplica por tres el primer año

Durante un seguimiento promedio de 5,5 años, los investigadores evaluaron la tasa de nuevos casos de demencia desde los 90 días después del accidente cerebrovascular.

De acuerdo con una investigación preliminar coordinada en la Universidad McMaster en Hamilton, Canadá, que se presentará en la Conferencia Internacional sobre Accidentes Cerebrovasculares de 2024 de la Asociación Estadounidense de Accidentes Cerebrovasculares, el riesgo de demencia es un 80 por ciento mayor en los supervivientes de un accidente cerebrovascular o ictus; el primer año es casi tres veces mayor.

Our findings demonstrate that survivors of cerebrovascular accidents are exceptionally vulnerable to dementia, with the risk increasing up to three times in the first year following an accident. Although the risk decreases over time, it remains elevated over the long term, according to the study’s primary author, Raed Joundi, an assistant professor at McMaster University in Hamilton and researcher at the Population Center. The Health Research Institute is a joint institution of McMaster University and Hamilton Health Sciences.

Los investigadores emplearon bases de datos del Instituto de Ciencias de Evaluación Clínica de la Universidad de Toronto, Canadá, que abarcan a más de 15 millones de personas en la provincia de Ontario, para estimar el riesgo de demencia después de un accidente cerebrovascular. 180.940 personas que habían experimentado un accidente cerebrovascular reciente fueron identificados, ya sea de un accidente cerebrovascular isquémico (causado por un coágulo) o una hemorragia intracerebral (sangrado dentro del cerebro), y se compararon con los survivores del evento cerebrovascular con dos grupos de control: individuos generales que no habían padecido un accidente cerebrovascular, un ataque cardíaco o un derrame cerebral, y aquellos que habían sido un ataque cardíaco pero no de un derrame cerebral.

Durante un seguimiento promedio de 5,5 años, los investigadores evaluaron la tasa de nuevos casos de demencia desde los 90 días después del accidente cerebrovascular. El riesgo de desarrollar demencia durante el primer año tras el ictus y en el tiempo, hasta los 20 años, fue también analizado.

El estudio ha mostrado que el riesgo de demencia se disminuyó an un riesgo 1,5 veces mayor a los cinco años y permaneció elevado 20 años después del accidente cerebrovascular, aunque durante el primer año se disminuyó casi tres veces mayor.

Además, se ha notado que durante un seguimiento promedio de 5,5 años, la demencia ocurrió en casi 19% de los supervivientes de un accidente cerebrovascular. The risk of dementia was eighty percent higher in those who survived a cerebrovascular accident than in the corresponding general population group.

En los supervivientes de un accidente cerebrovascular, el riesgo de demencia también estaba sobre 80% mayor que en el grupo de control similar que había padecido un ataque cardíaco. On the other hand, the risk of death was about 150 percent higher among those who had an intracerebral hemorragia (bleeding in the brain) than in the general population.

“Desde el mismo período, observamos que el tasa de demencia post-ictus fue mayor que el tasa de accidentes cerebrovasculares recurrentes. El funcionamiento diario puede ser afectado por un accidente cerebrovascular, ya que daña el cerebro, incluyendo áreas críticas para la función cognitiva. Una condición neurodegenerativa se asocia an un derrame cerebral recurrente en algunas personas, esto que incrementa el riesgo de demencia, mientras que otros experimentan un deterioro cognitivo progresivo.

According to them, the study demonstrates that there is a significant burden of disability following an acute cerebrovascular accident in Canada and indicates that this is a common issue that needs to be addressed. “Nuestros hallazgos refuerzan la importancia de monitorear a las personas con accidente cerebrovascular para detectar deterioro cognitivo, instituir tratamientos apropiados para abordar los factores de riesgo vascular y prevenir el accidente cerebrovascular recurrente, y alentar cambios en el estilo de vida, como dejar de fumar y aumentar la actividad física, que tienen muchos beneficios y pueden reducir el riesgo de demencia” , Joundi adds,

One study limitation is that administrative data, hospital records, and pharmacy dispensary data were used in the analysis. Researchers were unable to conduct cognitive assessments or neuroimaging (non-invasive brain images) on survivors of cerebrovascular accidents; hence, there was no way to confirm the diagnosis or kind of dementia. However, the definition of demencia was previously validated and proved to be accurate when compared to medical records.

The 80% Surge in Dementia Risk

Research findings have shown that individuals who have experienced a stroke face an 80% higher risk of developing dementia compared to those who have not suffered a stroke. This stark increase in risk highlights the profound and lasting impact that strokes can have on cognitive health.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *